Juntos: “Conociéndote”

Muchos padres ahora se encuentran en compañía de sus hijos sin cuidadores alternativos y sin distracciones durante más tiempo del que han estado durante mucho tiempo, tal vez para siempre. Quería comunicarme con ellos con mis pensamientos y algunas ideas sobre cómo hacer que esta vez sea más constructiva y más agradable. De alguna manera, este es un momento para relajarse, dejar de lado las exigencias de su horario y dejar de preocuparse por llegar a la escuela y el trabajo a tiempo, limpiar y organizar la ropa escolar y preocuparse por la tarea en los niños mayores. Dormir, comer cuando tiene hambre en lugar de las comidas regulares y comer alimentos reconfortantes, pasar el día en pijama, permitiendo más tiempo frente a la pantalla. Es bueno para las familias disfrutar de este tipo de liberación de las limitaciones de nuestra agitada vida cotidiana. Sin embargo, para muchos niños y familias, esta falta de estructura puede generar problemas después de un corto período de tiempo. Por esa razón, recomiendo hacer un horario que se aproxime al que siguen durante su semana regular de trabajo / escuela, pero que incluye más tiempo libre y un ritmo más relajado, y dejar tiempo no estructurado para los fines de semana. Por supuesto, este tipo de planificación debe depender de las personalidades y necesidades de los individuos de la familia: ¡algunas familias encuentran las rutinas más estresantes en general!

Los padres podrían, por ejemplo, crear un horario que siga aproximadamente la rutina del dia escolar de sus hijos: tiempo libre para jugar, seguido de una actividad entre padres e hijos, luego merienda, mas actividad, almuerzo, siesta, etc., dependiendo nuevamente de la edad y necesidades de desarrollo del niño. Cuanto mas se parezca el horario al dia escolar, mas familiar y comodo se sentirá el niño con la rutina. Sin embargo, es importante ser flexible al respecto. Si sique el cronograma rígidamente, se asegurara de invitar a las luchas. El horario debe maximizar las actividades divertidas. Una. Familia que conozco adopto una actividad de la reunión matutina del preescolar. El padre le pidió al niño como “observador del clima”, que mirara por la ventana e informara sobre el estado actual del clima. Como habras advinado, es my opinon que aunque es inconveniente y provoca ansiedad, este autoaislamiento familiar puede ser una oportunidad.

Quando mi esposo y yo nos casamos por primera ves, ganamos una lotería para que los miembros de la facultad menor se quedaran en una cabana en una isle remota en Maine. Era hermoso y remoto sin teléfono ni television y ciertamente sin wifi. Habia un libro de registro para que los invitados escribieran sobre sus experiencias durante su visita. Una tras otra las entradas describían “conocer a mi esposa e hijos por primera ves”. Estos académicos adictos al trabanjo y de alto rendimiento describían una nueva experiencia pero también lamentaban todo el tiempo perdido de la familia. Me impresiono mucho.

Mi amiga y colega, Alayne Stieglitz, una excelente fuente de conocimiento sobre la educación y el juego en la primera infancia, sugiere que los padres se tomen este tiempo para jugar con sus hijos. “Déjalos liderar y obsérvalos de cerca. Cuanto mejor conozca a su hijo a través del juego, mejor sabrá cómo interactuar con él en momentos estresantes. ¿Qué los hace reír, en qué están interesados, qué los alivia y qué los calma? Estas son palabras sabias y recuerdan la famosa declaración de Berry Brazelton sobre los bebés: el lenguaje de los bebés es su comportamiento. Por supuesto, esto se basa en el hecho de que los bebés aún no tienen lenguaje, pero también se aplica a los niños mayores e incluso a los adultos. Observar el comportamiento de su hijo le brinda una nueva ventana a sus mundos internos, a los significados que atribuyen a su experiencia de vida. Incluso los niños preescolares muy verbales, por ejemplo, a menudo tienen diferentes significados para las palabras de nuestros significados adultos. Un ejemplo divertido de esto ocurrió hace un par de semanas. Me había preocupado cómo “escalar” una intervención para apoyar la salud mental infantil. En el patio de la escuela preescolar, me uní a dos niños de 4 años creando un “pastel de chico malo” con arena, ramitas y bellotas en un balde. Uno de los niños tomó un segundo cubo parcialmente lleno de arena y sugirió que “escalaran” el segundo cubo como parte del proyecto. Estaba fascinado y le pregunté cómo planeaba hacer eso, imaginando en mi fantasía que este inteligente niño de 4 años podría darme algunos consejos. Él dijo: “Bueno, podríamos poner este cubo en una balanza”. No voy a abordar el tema muy importante de la educación en el hogar, que los distritos escolares locales y los sitios de Internet cubrirán mucho mejor que yo. Incluyo algunos sitios que Alayne me envió para niños más pequeños. Mi favorito es #frommywindow. Comenzó en España e involucra a niños dibujando y pegándolos con cinta adhesiva en el interior de sus ventanas para que los transeúntes puedan verlos, una forma de animar a las personas similares a los italianos que cantan o tocan instrumentos musicales en sus ventanas para que sus vecinos disfruten. Los padres también pueden llevar un diario sobre lo que hicieron ese día. ¿Cuál fue la respuesta de su hijo a las diversas actividades, cuál fue su respuesta? ¿Qué hiciste para consolarte, qué hiciste para consolar a tu hijo? Si puede motivarse para hacer esto, le garantizo que será una fuente de inspiración y diversión en el futuro.

I would like to thank Heydi Cambria for her excellent help in translation.                                                                                               

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.